martes, 24 de noviembre de 2009

¿Qué voy a hacer en el recreo?

¿Habéis sentido alguna vez cómo una amistad se rompe?
Yo creo que hoy he oído algo resquebrajarse. Aún conserva unos hilillos, pero no sé si podrá sanar o terminará desgajado. Mejor dicho, terminaré desgajada.
El corte no ha sido brusco ni rápido; tampoco doloroso: creo que la otra parte no se ha entreado siquiera. Ellas van a su bola y yo las sigo callada; por eso quizá no se han dado cuenta de que cada vez paso más tiempo en la biblioteca.
Ellas son mis amigas, con quienes paso los recreos desde hace años. Por costumbre y falta de valor para hacer nuevos amigos, nada más. Lo nuestro ya no es amistad, es rutina. Y es que creo que cada vez tenemos menos en común: nuestros intereses son totalmente dispares. No ven más allá de sus adorados novios. Me aburren.
Pero si rompo con ellas, ¿qué voy a hacer con la media hora de cada recreo? Encerrarme en el baño me deprime...
¿Encontraré algún día la forma de relacionarme con la gente?¿Por qué es tan difícil sólo para mí?
Bueno, al menos no soy la única. He aquí una de mis partes favoritas de Crepúsculo:

"Si no me había hecho un huequecito en una escuela de tres mil alumnos, ¿qué posibilidades iba a tener aquí?No sintonizaba bien con la gente de mi edad. Bueno, lo cierto es que no sintonizaba bien con la gente. Punto. Ni siquiera mi madre, la persona con quien mantenía mayor proximidad, estaba en armonía conmigo; no íbamos por el mismo carril. A veces me preguntaba si veía las cosas igual que el resto del mundo. Tal vez la cabeza no me funcionara como es debido."

sábado, 21 de noviembre de 2009

Una pequeña tristeza compartida

Me había equivocado y por eso estaba triste. Lo había hecho todo mal y ya no había solución. Ahora tenía que enfrentarme a una realidad a la que no estaba acostumbrada, una realidad desgraciada a la que yo había llegado sola.
En un instante lo vi todo claro: se lo contaría. Seguro que iba a ayudarme. Él me inspira confianza, y es más bueno que el pan.

Su reacción superó mis espectativas. Me apoyó con tal dulzura que tuve que hacer un gran esfuerzo por contener las lágrimas. Me emocionó verle así conmigo. Ya lo sabía: es más bueno que el pan.
Entonces sonó el timbre y me apresuré. Quería soltar las lágrimas que había guardado. Lloré en el camino, no sé si por la rabia conmigo misma o por la felicidad que me daba habérselo contado todo.
"¡Adelante, pequeña!¡Puedes hacerlo!¡No es más que la vida!"

sábado, 14 de noviembre de 2009

Siento que te extraño

A los quince supe toda la verdad,que yo naci para volar.
A los dieciocho eramos extraños,dos pibes locos de par en par.
Luego fue la fiebre de los veinte años,romper con todo,me balanceaba sobre los tejados.
Nunca fui la duce niña de tus ojos,ni la mejor barca del mar,nunca de nadie, dueña de todo,de lo imposible de lo irreal.
La melancolia es un licor bien caro,no te has dado cuenta ya te ha emborrachado.
Se van las ultima luces y acaba la funcion,se van y tu estas ausente,se van por siempre pero a pesar de todo sigui aqui,siento que te extraño...
La melancolia es un licor bien caro,no te has dado cuenta ya te ha emborrachado,se van las ultimas luces y acaba la funcion,se van y tu estas ausente,se van por siempre pero a pesar de todo sigo aqui,siento que te extraño...
La melancolia es un licor bien caro,no te has dado cuenta ya te ha emborrachado.
Se van las ultimas luces y acaba la funcion,se van y tu estas ausente.
Se van por siempre pero a pesar de todo sigo aqui,siento que te extraño.
Se van las ultimas luces y acaba la funcion,se van y tu estas ausente,se van por siempre pero a pesar de todo,siento que te extraño.
Amaral

Es que soy yo, soy especial

Supongo que todo el mundo busca ser especial, lo he comprobado. Hay montones de blogs de gente especial. He de reconocer que yo también me creo así. Aunque mi vida sea rutinaria y aburrida, y a pesar de ser muy poco interesante. Es mejor que caer en la mediocridad. Yo no quiero ser como mi amiga Lola, que es el pragmatismo personificado, ni como mi madre, que tampoco entiende este tipo de paranoias. Ellas quieren las cosas claras, simples y sencillas. Yo siempre busco algo más. "En el fondo, a todos nos gustaría ser Amélie"

Recuerdo que leí en un foro de estudiantes de periodismo algo así: "Todos creemos que vamos a tener suerte. Aunque sepamos que todo va mal, pensamos que a nosotros nos va a ir bien: somos nosotros, somos diferentes..." Exactamente eso es lo que yo siento. No lo considero optimismo: es el hecho de ser yo... ¿ego quizás? Puede ser. Es que soy yo, y soy especial.

Quizás no me estoy explicando con claridad. Discúlpenme, pero es que aún no he alcanzado el nivel culto de la lengua y no soy capaz de relacionar todos mis pensamientos con las palabras. Es, no obstante, uno de los objetivos que me planteo.


Vaya, ya he llegado al punto de no saber ni qué estoy diciendo... En fin, me voy a limpiar un poco a ver si se me pasa.

domingo, 8 de noviembre de 2009

Disciplina

Tengo que:
- Estudiar Lengua, Filosofía, Griego, Inglés y Geografía.
Y estoy:
- Escribiendo en el blog
- Buscando chorradas en Internet
- Escuchando música
¡DISCIPLINA, ¿dónde te escondes?!

domingo, 1 de noviembre de 2009

Soledad, de verdad

Acabo de escribir un post, pero me he quedado con hambre. El título del anterior me recuerda a lo que viví ayer. Mis amigos del instituto celebraron una fiesta a la que tenía que ir. Aunque no me gustan las fiestas, ellos son estupendos y me lo paso genial. Bueno, esto no es del todo cierto: me lo paso genial escuchándolos, pero soy como un fantasma que los observa.

Un momento, voy a abrir el consultorio psicológico.

Ya

YO PSICÓLOGA: A ver, ¿qué te pasa?
YO PACIENTE: Ehhh... pues... exceso de timidez... creo... no sé...
YO PSICÓLOGA: Cuéntame por qué te ocurre
YO PACIENTE: No lo sé... siempre he tenido ese gran problema, que me aparta de los demás y me hace sufrir mucho (esto es demasiado íntimo... bah, da igual)
YO PSICÓLOGA: ¿Siempre?¿Y tus amigos? Háblame de ellos.
YO PACIENTE: Conocí a mi "mejor amiga" en la guardería. Ella, mi hermana, mi madre y mi prima son las únicas personas con las que me expreso abiertamente. Y a veces con desconocidos también. Bueno, y con mi madre no del todo. Los demás son difíciles de alcanzar.
YO PSICÓLOGA:¿Y tu "mejor amiga"?
YO PACIENTE: Mi mejor amiga no es mi alma gemela, ni mucho menos. Suena muy frívolo, pero es la verdad: aunque me llevo bastante bien con ella nuestros intereses son totalmente dispares. Sobre todo desde que ha empezado a beber los fines de semana y a perder la vergüenza, que era lo que nos unía.
Reconozco que me da envidia ver a mis amigos pasándoselo genial, y no poder ser como ellos.
AQUÍ DEJO DE SER MI PSICÓLOGA PORQUE NO SÉ QUÉ MÁS DECIRME, Y ADEMÁS NO ME APETECE SEGUIR ESCRIBIENDO.

Soledad

Estoy sola en casa, así que he aprovechado para hacer todo lo que me gustaría hacer pero no puedo cuando está mi familia:
a) Me he paseado desnuda por casa. Esto lo leí en un libro hace tiempo y desde entonces me apetecía hacerlo. Es una sensación extraña, divertida. He bajado las persianas y dado dos paseos.
b) Me he dado un baño (sin llenar la bañera entera, claro) de casi hora y media, y he cantado fuerte.
c) He recitado un poema de Petrarca con voz teatral muy alta.
d) He escrito en mi blog.
e) He tenido miedo de un ruido en la calle y he deseado que lleguen pronto.