miércoles, 23 de diciembre de 2009

Víspera del día de Navidad
¿Por qué tiene que bajárseme el ánimo precisamente hoy?¿Por qué hoy tengo que ponerme a pensar en lo aburrida que es mi familia y lo aburrida que son mis vacaciones?¿Por qué no tengo nada que ponerme mañana?¿Por qué no tengo amigos con los que irme de fiesta?
Necesito irme de parranda, necesito dejar de ver el patio de mi casa. Estoy harta de la monotonía... ¿alguien me invita a su fiesta?

Reflexión que acaba de llegar a mi mente: "el infierno son los demás" (Sartre), "pero también el paraíso son los demás" (Yo)

EDITO: Ya tengo la respuesta a las preguntas que me hacía... El responsable de mi estado de ánimo era... (¡tchan tchan!) ¡¡el ovulillo no fecundado!! Siempre me deprime y me convierte en una sensiblona, pero lo perdono porque podría ser mi hijo... (ainss)

En fin, una vez descubierta la causa de mi malestar con el mundo, he de rectificar. Mi familia es tremendamente aburrida e inculta, pero me hace regalitos y les quiero mucho. Mis amigas también son aburridas, pero vinieron a buscarme para irme de parranda, y aunque no quise ir porque no me va su rollo de alcohol y tíos, también las quiero mucho.

Sea como sea, feliz navidad.

viernes, 18 de diciembre de 2009

La cerveza

Hoy nos han dejado usar los portátiles en clase. Estaba yo (pasando de hacer un trabajo) mirando un blog estupendo, aunque abandonado, hasta que apareció esto:

No pude contenerme. Me hace mucha gracia, ya sé que es simple, pero cada vez que lo veo me parto. En el silencio de la clase, casi vacía, y justo enfrente de la mesa del profesor, comencé a reír a carcajadas y me salieron hasta lágrimas. Todos me miraban, y la chica de al lado miró mi pantalla y dijo "¿te ríes de esto?"Seguro que pensaba: "pues vaya, qué tontería" Luego se me pasó el ataque y me dio vergüenza, y me puse roja.

Deseos navideños

Tengo ganas de:
-Sentir plenamente el espíritu navideño.
-Liberarme de la apatía que me acompaña desde que terminé el último examen.
-Hacer deporte.
-Charlar con alguien, pero de verdad.
-Ir al centro de la ciudad y comprar muchos regalos.
-Darme una ducha muy muy caliente.
-Que me den mi regalos y mis notas (este año las recojo sola, ¡ya soy mayor!)
-Volver a tener exámenes de inglés y sacar muchos 10 para que mi queridísima profesora no pueda reptirme "estás muy cerca del 10, pero te voy a poner un 9 (grrr)"

Lecciones magistrales

En mis dieciséis años he aprendido mucho, queridos lectores. Hoy me sinto generosa y os regalaré unas cuantas lecciones magistrales. No hace falta que me las agradezcáis, ya sabéis que soy todo altruismo y generosidad. He aquí, pues:
- Todo, absolutamente todo, llega. El tiempo pasa rápido algunas veces, y en otras parece eterno, pero puedo asegurar que no lo es. Llegaré a 2º de Bachillerato, llegaré a la universidad, me haré mayor y moriré. Todo llegará.
- Nada es extremo, todo tiene matices y está lleno de subjetividad. El mundo entero es subjetivo; y creo que la objetividad es sólo una quimera.
- Nadie es tan diferente como cree, en el fondo los humanos nos parecemos bastante.
- Los verdaderos amigos no existen. O quizá sí, pero yo no los he encontrado, así que para mí no existen.
- Puedo ir más allá de lo que creo. En una noche me he estudiado la Revolución Francesa y leído la mitad de un libro y he sacado sobresalente en ambos exámenes; me he duchado con agua helada en estos días de frío (porque se estropeó el termo, no por activar la circulación ni ningún otro tipo de masoquismo); he superado una complicada extracción de muela... Los límites aparecen cuando quiero.
-Todo es más bonito porque hay un final. Esto no lo he pensado yo -copié la frase de alguna parte- pero podría haberlo hecho.

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Dudando

Estoy hecha de carne y de dudas. Soy una gran duda instalada en un cuerpo sedentario, cuyo cerebro se pasa el tiempo buscando encontrar algo de orden. Al menos hoy ha conseguido algo: una clasificación. A mi cerebro le encantan las clasificaciones.
Clasificación de dudas:
1. Mi futuro. Es la que me preocupa más, pero ahora no tengo ganas de pensar otra vez en lo mismo. Siguiente.
2. Mis creencias. Hasta hace muy poco, solía ser cristiana. La Primera Comunión fue un día importante. Y todos los lunes tengo clase de Religión. Pero un día, escuchando al cura, me di cuenta de que no tengo fe, y que todo lo anterior había sido pura tradición. Mis padres no me preguntaron nunca nada y yo me moría por ponerme el vestido blanco. Ahora estoy en un periodo de reflexión permanente, porque tampoco soy atea... Me quedo con una frase de la película Ágora: "Creo en la filosofía"
3.Sentido crítico (si es que tengo algo). Me he dado cuenta de que mi autoestima es muy baja. Lo peor es que yo pensaba que no era así: siempre he sabido que soy lista, a veces guapa, buena... Eso no es autoestima, aunque lo parezca. Autoestima es asertividad, saber aceptarte ante el resto del mundo y no sólo ante el espejo. Su carencia me ha llevado al conformismo: jamás he dicho que un libro estuviese mal escrito, o una película mal hecha, o un plato mal cocinado. Y como consecuencia, no tengo los gustos muy claros. Por ejemplo, la saga Crepúsculo a mí me ha encantado, sin embargo casi todos los mayores entendidos dicen que es una caca. No lo veo, el límite entre la calidad y su ausencia. Habrá que solucionarlo.
4. Exterior. No sé por qué, pero yo no me entero de nada de lo que pasa alrededor: todavía no sé qué es lo que quiere Aminatu Haidar para ponerse en huelga de hambre; ni si el plan Bolonia es bueno o malo; ni a qué partido votaré cuando sea mayor; ni por qué hay crisis...

En fin, que ya estamos en Navidad y no es tiempo de calentarse tanto el coco. Voy a ducharme con agua muy caliente.

viernes, 11 de diciembre de 2009

¡No puedo más!¡quiero dormir!

Son las siete y aún no he fregado los platos del almuerzo. Mi cuerpo no puede más, me duele todo todo todo. No lo he tratado bien, ya lo sé, y es que soy tonta tonta tonta.
Me pasé el puente dejándome llevar por la corriente, pero después vino mi castigo. El final ya lo sabía, por repetidas experiencias, pero yo jamás aprendo.
Y hoy, viernes, vuelvo a ser arrastrada por esta falta de voluntad sin límites. Pero, ¿sabéis qué digo? Que me da igual.
VUELTA A EMPEZAR DEL CICLO: fin de semana de descanso por agotamiento->semana de estudio nocturno.
P.D. Se nota que no tengo ganas de hacer nada, ¿a que sí?