viernes, 15 de enero de 2010

Año nuevo, yo nueva

Volviendo a estrenar año, toca cumplir propósitos. Ya he empezado la dieta sin dulces y me estoy esforzando en hacer deporte. Esos propósitos son fáciles, queridos lectores, los que más me van a costar son otros: perder la maldita timidez crónica, realizarme una operación de reducción de inocencia, ganar asertividad y algún que otro nuevo amigo.
Y para empezar, voy a escribir un artículo para la revista de mi instituto en la que criticaré a los profesores flojos, vagos, que no explican y que encima se creen seres superiores. Esto jamás lo habría hecho yo hace unos meses.
Voy a dejar de ser la niña buena, obediente y pasiva, al menos un poquito. Voy a quitarle al blog ese color rosa pastel tan dulce y le pondré un campo abierto, lleno de color. Pues eso es lo que deseo ser yo este año.

(Todo esto gracias a la filosofía)

2 comentarios:

  1. Feliz año nuevo !! (As desaparecido estos día...);bueno...ya sabes yo te animo... Desmelénate!!!! Eso sí.. con precaución ,,jiji
    Suerte! y besos

    ResponderEliminar
  2. Me alegra encontrar este blog lleno de tan buenos propósitos, estoy segura de que con el tiempo irás cumpliéndolos, sobre todos los últimos que siempre son los que más cuestan pero los que más felices nos hacen y que, aunque lo parezca, no son tan imposibles, Un beso enorme!!

    Vero

    ResponderEliminar