domingo, 30 de mayo de 2010

Terapia asertiva:
Algunos sujetos presentan dificultad por manifestar sus sentimientos, bien por timidez, prevención o complejo de inferioridad. Ello puede constituir en determinados casos, un grave perjuicio para su vida de relación social y el desarrollo evolutivo de su personalidad. A fin de modificar su actitud de forma adecuada se utiliza la terapia asertiva, que consiste en estimular al sujeto a que manifieste verbalmente sus emociones y sentimientos con toda libertad.
La modalidad más frecuentemente empleada es la del ensayo de conducta o psicodrama, en la que el sujeto practica la actuación a desarrollar en diversas circunstancias. Posteriormente se fija determinados objetivos asertivos, vigilando su actuación diaria y evaluándola. Sus pequeños triunfos constituyen refuerzos que van consolidando poco a poco su actitud.


- Si es esto lo que necesito, si parece escrito para mí, sólo para mí...
- Vuelve a pedírselo a tu madre

miércoles, 26 de mayo de 2010

Qué fácil es perderlo todo en un segundo, oye. Si mi madre me leyese (cosa que nunca va a pasar) diría, arrugando el morro -ya me la imagino-y mirándome con cara de qué-está diciendo-esta, "Anda, hija, qué cosas dices, si tú eres perfecta y tienes de todo... si no te falta de nada..."

"Sí, mamá, sí que necesito muchas cosas. Yo quiero ser mucho más. Ahora no soy nada, mamá. Te he pedido ayuda a gritos y no me has oído, ¿o es que creías que lo del psicólogo era un capricho...? Sí, claro que lo pensabas.

Yo tenía una firme intención de cambiar, de lograr hacerme un hueco en la sociedad. Como ocultaste el tema de la terapia, pensé en otra opción, ya sabes que soy una chica con recursos. Creí que irme al extranjero este verano me vendría bien, al menos allí tendría que hablar a la fuerza. Lo deseaba con toda mi alma..."

No sé si será la astenia primaveral, que a mí me ataca de lleno, una equivocación en la clase de baile que me ha hecho enrojecer, o los altos presupuestos de los cursos de inglés en el extranjero. Creo que las tres cosas, más el sueño acumulado, han hecho caer bruscamente la torre de ilusiones que había construido desde hace unas semanas.

Ahora tendré que volver a construirla.

viernes, 7 de mayo de 2010

¡Ay mare!

(De nuevo con voz muy dramática y suplicante)
YO.- Ayy mare, con lo guapa que estaba ayé tu niña con zu traje de gitana, que ya é una mushasha... Y nadie la disho nunca ná, ni una miraíta, ni pedirle un pazeíto... ¡na! ¡Zola como la una! ¡Ay mare, que z´acerca el verano y tu niña está mu zola...! ¡Que lo único, lo único que quiere es tené amigo y dejá de salí con ustede, que ya con dieciciete no le apetece ir a la feria con papá y mamá...!¡Pero nadie l´a llamao, ¡con lo guapízima que estaba vestía de gitana!!

27420 oportunidades

Ayer se me escaparon dos. Hoy, otras tantas. Haciendo un cálculo aproximado, diría que cada semana pierdo una media de 21. Y cada mes, 105. Al año, 1260, lo que se traduce en unas 27420 oportunidades perdidas a lo largo de mi vida, esa con la que no sé qué hacer.

Supongo que debo de tener una ranura por la que se me salen, y evidentemente esta ranura está muy relacionada con my shyness, que no es nada nice.

(Con voz dramática, suplicante y a gritos) ¡¿Qué hago pa cozé este boquetito que tanto me hace zufrí?!¿Cómo podría yo cambiá eza parte de mí? !Ay madre, que zi zupiera tú lo zolita que tá tu niña, ya la habría llevao a un pzicólogo que la arreglaze...!