martes, 24 de agosto de 2010



Puta mierda. He cerrado la puerta del coche con mi dedo en medio. La uña ha cogido un tono morado: al menos es un morado bonito, como ese esmalte que un día quise comprar.

Encima, a mi madre no se le ocurre otra cosa que decir "a ver si te has machacado las falanges..." Casi me da un desmayo.

El dolor duele, pero es soportable. Lo peor es la sensación de culpabilidad por haberme hecho daño a mí misma. Cuando un dolor duele, lo más fácil es aferrarse a que la culpa sea de alguien. Decir en silencio "puto cabrón, ojalá te mueras", elimina de algún modo una difícil responsabilidad.

Ser la víctima es siempre mejor que ser el culpable.

4 comentarios:

  1. Ser la víctima evita responsabilidad de conciencia, sólo es mejor éticamente, pero no saludablemente...:D:D

    Se pasará, dejará de dolerte y te reirás de todo esto.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por pasarte por mi blog,que sepas que me ha hecho ilusión el comentario y me ha halagado.Ahora me toca a mi pasarme por aqui,como buena curiosa que soy jeje.

    Como se suele decir,la culpa no la quiere nadie,es soltera jeje.
    Mejórate y no te sientas culpable.Todos tenemos esos despistes alguna vez.:)
    Me pasaré por aquí de vez en cuando.Me ha gustado mucho ese toque cómico que le das a tus escritos.
    un beso!

    ResponderEliminar
  3. La culpa es compartida la mayor parte de los casos y a veces, simplemente, no es de nadie.
    No te preocupes y no busques culpables, busca solución y cúrate el dedo (:
    y por cierto ;) muy sutil el toque de humor con el pintauñas, muy bueno.

    ResponderEliminar
  4. Buaa, qué ilusión, cuántos comentarios!! Gracias por pasaros por aquí. Os leo a los tres.

    Por cierto,mi dedo ya está mejor:)

    ResponderEliminar